2020-09-19 Catamarán (Jessica Bataille) CJB0088 - Gonzalo Moreno

Los faros de Jávea: San Antonio y La Nao

 Luces que guían en la oscuridad a los navegantes, puntos de referencia para llegar a buen puerto y construcciones marítimas con una misión ancestral: los faros, aún hoy envueltos en un halo de magia y romanticismo, siguen llamándonos poderosamente la atención. De los 28 faros que existen en la costa alicantina, en Jávea tenemos tres: el Faro de San Antonio, el del puerto y el de La Nao. Sobre todo dos de ellos, ubicados en sendos cabos (San Antonio y La Nao), son lugares que debes marcar en el mapa para tu próxima escapada. También podrás descubrirlos si recorres la ruta de los 15 miradores de Jávea.

Faro de la Nao

Es el extremo más oriental del litoral valenciano y también el punto más cercano a Ibiza: está a poco más de 80 kilómetros de la isla balear. El Faro de la Nao, ubicado en el cabo del mismo nombre, se encuentra a 122 metros de altitud y su luz tiene un alcance de 23 millas (unos 37 kilómetros). Es el faro más reciente de nuestros faros provinciales: se mandó construir en 1902, cuando se realizaron las pruebas de telegrafía inalámbricas entre la península e Ibiza, pero su bombilla se encendió en mayo de 1928. El retraso fue motivado por la creación de una nueva carretera, necesaria para transportar los materiales y que comunicaba el barrio de Aduanas con el faro.

Una curiosidad… ¿Sabías que fue traído desde la Isla del Aire (Menorca) en la remodelación de su faro? Consta de una torre octogonal de 20 metros y una casa blanca adyacente. 

Qué hacer en el Faro de La Nao

  1. Sentarse a tomar algo en la terraza del restaurante Mirador de Jávea, que se encuentra muy cerca del faro. 
  2. Ir en kayak (las excursiones guiadas parten desde Jávea) por la costa acantilada que está justo bajo el Cabo de la Nao. No te pierdas la Cova dels Orguens: una cavidad natural rodeada de calas, cuevas e islotes. En esta zona también es habitual la práctica de submarinismo y otros deportes náuticos.

Faro de San Antonio

A 175 metros sobre el nivel del mar, su bombilla alcanza 26 millas (42 kilómetros aproximadamente) y consta de una torre blanca y un edificio contiguo. Su base es una demochada torre vigía ubicada en el cabo de San Antonio, sucesora de anteriores construcciones defensivas y religiosas, por la privilegiada ubicación de este punto, como nos cuenta Juan Díez Ortuño en el libro “Los faros y otras luces del mar de la provincia de Alicante”. Anteriormente, fueron los eremitas quienes la construyeron para aislarse de la vida mundana y justo ahí fue levantada en el siglo XIV la ermita de San Antonio, que acabó dando nombre a este cabo. 

Una curiosidad… Desde el Cabo de San Antonio, los días de cielo despejado se puede ver Ibiza.

Qué hacer en el Faro de San Antonio

  1. Pasear por la Reserva Natural del Cabo de San Antonio, donde se encuentra, en pleno Parque Natural del Macizo del Montgó. Aquí existen dos microreservas vegetales: una en su acantilado norte y otra en l´Illot de la Mona, a los pies del cabo.
  2. Admirar (y fotografiar) las vistas de toda la bahía de Jávea y el color del cielo al atardecer, sobre todo en verano. 
  3. Los miradores y merenderos que se reparten por todo el cabo son escenarios perfectos para hacer un picnic improvisado al atardecer y con vistas al Mediterráneo, aunque en esta zona siempre azota el viento, por lo que conviene llevar ropa de abrigo.

Articulos relacionados